Publicado el

La caña y la tapa, una fuente de beneficios para el organismo

La Fundación Española de Nutrición (FEN) asegura que las cañas de cerveza y las tapas con que son acompañadas en muchos lugares de España, como la tortilla, paella o pan con tomate y jamón son una fuente de vitaminas y minerales para quienes las consumen. Además, el aporte calórico de esta bebida es “muy bajo”, sobre todo cuando es sin alcohol.

Una tapa tan típico como la tortilla de patatas  se ha visto que es rica en nutrientes como los hidratos de carbono, y destaca por su aporte de minerales (fósforo y selenio), y entre las vitaminas, la niacina y la vitamina B12, la cual “cubre casi el 50 por ciento de las ingestas recomendadas cuando es consumida con cerveza tradicional”.

La cerveza puede ser una bebida“ saludable” para acompañar el aperitivo ya que contiene un 92% de agua, por lo que su aportación hidratante se une a sus diversos nutrientes como la vitamina del grupo B (ácido fólico) y minerales (silicio, potasio, fósforo y magnesio).

Y su consumo, siempre moderado (tres cañas diarias los hombres y dos las mujeres), también pueden aumentar los polifenoles como el xanthohumol, un oxidante natural, participa en la protección contra enfermedades cardiovasculares y en la reducción de los fenómenos oxidativos responsables del envejecimiento del organismo.

En cuanto a su aporte calórico, una caña de 200 mililitros tiene tan sólo 66 kilocalorías (Kcal) y, en el caso de la cerveza sin alcohol, esta cantidad se reduce a una media de 16 Kcal.

También la podemos acompañar con tapas de paella o de jamón siendo la combinación con ella muy nutritiva. Ya que destaca la presencia de hidratos de carbono complejos del arroz, proteínas de alto valor biológico del pescado y la carne, vitaminas (niacina), minerales (selenio y hierro) y fibra de las verduras.

Por otro lado, la tapa de pan con tomate y jamón destaca por su aporte de micronutrientes como el selenio y la tiamina y, si se acompaña con cerveza tradicional, aumenta su contenido en fósforo. En el caso de tomarla con cerveza sin alcohol, cubre más de la cuarta parte de la ingesta recomendada de niacina.

Por tanto desde Kiniro os animamos a que no abandonéis la tradición española de una tapa y caña.

 

Publicado el

La piña, un diurético natural

La piña es una fruta originaria de América, sabrosa, refrescante y con propiedades beneficiosas. Su uso más extendido es para ayudar a adelgazar y hacer bien la digestión, principalmente.

Por un lado, se trata de una fruta diurética que nos ayuda a expulsar los líquidos que retenemos y también purifica y elimina toxinas.

La piña contiene bromelina, una enzima que descompone las proteínas y que por tanto facilita la digestión. Por eso es recomendable a la hora de realizar dietas de adelgazamiento.

Gracias también a este compuesto la piña tiene posibilidades en la lucha contra el cáncer. La investigación mostró que causa autofagia en células del carcinoma mamario, que promueve el proceso celular de la apoptosis (muerte celular programada).
En cuanto a su composición nutricional va a ser rica en:

  • Vitaminas: vitamina C, B1, B6, B9 (ácido fólico) y un poco de E.
  • Minerales: Potasio, Magnesio, Yodo, Cobre, Manganeso.
  • Ácido cítrico, ácido málico, ácido oxálico, enzima bromelina.

Es un excepcional fuente sobre todo de vitamina C y Manganeso, escasa en grasas y proteínas. Aporta 50 calorías por cada 100 gramos, pero en almíbar,  su aporte calórico puede aumentar ligeramente.

La vitamina C que contiene es un antioxidante natural, es decir, que impide la acción de los radicales libres -moléculas inestables de oxígeno que dañan las células-. Asimismo, reduce los síntomas del resfriado. Aunque la piña no tiene tanta vitamina C como la naranja o el pomelo, nos ayuda a combatir síntomas como los ojos llorosos y el moco.

La piña tiene, además, manganeso, sustancia que usa el cuerpo para producir colágeno, una “proteína fibrosa y resistente que ayuda a construir los tejidos conectivos como los huesos, la piel y los cartílagos”.

A modo práctico para comprobar si una piña está madura y apta para el consumo, hay que tirar de las hojas. Si salen con facilidad, es que ya se puede comer.

Por último las condiciones más apropiadas para su conservación son temperaturas de 7 a 13 °C.

Por tanto el consumo habitual de piña nos va a ayudar a mantener la línea y ayudar en las digestiones gracias a la bromelina.

Publicado el

Nueva moda en cuanto a depuración del organismo

Se ha puesto ahora en auge un tratamiento para desintoxicar nuestro organismo, se trata de una cura a base de zumo de limón y sirope de Savia.

Proporciona al cuerpo la posibilidad de recuperarse, aumentar las defensas, liberarnos de depósitos de grasa en exceso y producir nuevos anticuerpos, conservando el bienestar general y la plena capacidad de rendimiento.

Durante la realización de la llamada “cura” del cuerpo se abastece de todos los nutrientes necesarios y el metabolismo se ve reforzado.

El sirope de Savia se puede encontrar en la mayoría de los herbolarios, está compuesto por la savia de arce y por la savia de palma, obtenida de palmeras que crecen en la selva tropical.

El sirope de Arce es muy rico en oligoelementos y otros nutrientes, mientras que el sirope de palma es rico en sodio y potasio cubriendo las necesidades para el correcto funcionamiento de las células. Todo ello junto el zumo de limón, aporta lo necesario para el buen funcionamiento del organismo durante los 10 días que dura la cura.

Existen 2 opciones de cura:

–          Ayuno: dura de 7 a 10 días en los que solo se ingiere el preparado de jarabe de arce, jarabe de palma y zumo de limón. Después de haber pasado este tiempo se debe hacer una transición de 2 a 3 días, con fruta, zumos, caldos vegetales…

–          Semiayuno: dura entre 10-30 días. Consiste en prolongar las horas de ayuno nocturno, sustituyendo el desayuno o la cena por 2 o 3 vasos de savias, limón y agua. Si se escoge esta opción recomiendan  suprimir: sal, embutidos, carnes rojas, fritos, pan blanco, harinas refinadas, café, alcohol, bebidas carbónicas, lácteos… por su contenido en toxinas que retrasan la acción depurativa.

La preparación de la mezcla es sencilla: 2 cucharadas soperas de zumo de limón, 2 cucharadas de sirope de savias, y de manera opcional se puede añadir una pizca de pimienta cayena en polvo (contrarresta la posible bajada de temperatura corporal). Todo ello se mezcla en un vaso de agua tibia o fría, al gusto de cada uno.

Las personas que realizan esta “cura” del organismo dicen sentirse mucho mejor después de realizarla, los primeros días notan cierto malestar, dolor  de cabeza, cansancio por el hecho del propio ayuno. Pero una vez el cuerpo se adapta a la nueva situación,  hablan de que recuperan la energía perdida y se sienten mucho mejor.

Desde mi punto de vista considero que hay que tener bastante cuidado con este tipo de métodos, que si que pueden ayudar a eliminar las toxinas de nuestro organismo pero un estado de ayuno no todo el mundo le viene bien, ni es conveniente. Por eso como opción más correcta recomiendo estar durante 1 o semanas con muchas verduras, zumos, fruta natural y disminuir el consumo de pescado, carne y legumbres, pasta, arroz. De esta manera nos depuraremos de una manera mucho más equilibrada sin necesidad de no ingerir ningún tipo de alimento y apenas nutrientes.

Publicado el

Dieta Dukan…

El año pasado apareció con gran fuerza la famosa dieta Pierre Dukan, siendo la número uno en Francia. Pero, ¿cuales son los puntos que enganchan tanto a la gente a realizarla?, ¿en qué consiste?, ¿Qué repercusión puede tener en el futuro?.

La dieta Dukan consiste en 4 fases:

–          Primera fase o de ataque: se caracteriza por producir un auténtico cambio metabólico en el organismo. Es la etapa en la cual la alimentación se encuentra más restringida, por lo que es la etapa con la que mayor rapidez se baja de peso. Esta fase consiste en suspender la ingesta de todo alimento que no sean proteínas.

De esta manera, se priva al organismo del consumo de grasas y de hidratos de carbono, por lo que el metabolismo recurre a los depósitos adiposos que se han acumulado en el cuerpo. Por este motivo, los efectos de la fase de ataque saltan a la vista: en una semana se pueden perder entre tres y cinco kilos de peso.

–          Segunda fase o de crucero: en esta fase se empieza a combinar las verduras y hortalizas. Lo que se debe hacer es alternar un día de consumir proteínas más verduras, con un día de sólo proteínas. Pero no permiten los vegetales considerados feculentos, como el arroz, el maíz, las papas, las legumbres (lentejas, alubias, judías, habas, guisantes). Tampoco se permiten las frutas o las alcachofas.

–          Tercera fase o de consolidación: busca evitar el efecto rebote. Esta fase de transición permite gradualmente incorporar carbohidratos y las grasas.

–          Cuarta fase o de estabilización: una vez llegado a este punto se han tenido que adquirir los hábitos alimenticios para poder hacer una dieta normal. Encuentran que siguiendo la Dieta Dukan aprenden a comer frutas y verduras, y a limitar la ingesta de grasas y frituras.

Estas serian las 4 fases de las que consta esta afamada dieta.

La AEDN (Asociación Española de Dietistas y Nutricionistas) elaboro un documento en que desaconseja totalmente esta dieta, al cual como profesional me suscribo. En el que expone los siguientes puntos por lo que rechaza esta dieta:

–          Ausencia de fundamento científico: no existen datos científicos a nivel internacional y de España que avalen la eficacia de su método.

–          Cumple las características que definen a las dietas fraudulentas: promete resultados rápidos, mágicos, prohíben el consumo de un alimento o grupo de alimentos, tiene una lista de alimentos buenos y malos.

–          Errónea atribución de capacidad adelgazante a las proteínas dietéticas

–          Contraindicaciones con los consensos de expertos en obesidad

–          Potenciales daños asociados al seguimiento de su <método> o <dieta>.

Es por ello que se desaconseja llevar a cabo esta dieta.

Para ver este informe más desarrollado lo puedes encontrar en la página web de aedn.

Publicado el

Receta veraniega: Merluza con langostinos y almejas

Para preparar la receta de esta semana, merluza con langostinos y almejas vamos a seguir los siguientes pasos:

INGREDIENTES

4 rodajas de merluza
1 puerro
1 cebolla
1 zanahoria
150 g almejas
2 dientes de ajo
1 ramita de perejil
Aceite de oliva
Pimienta
Sal

Pica la cebolla y el puerro y rehógalos a fuego lento en una cazuela con tres cucharadas de aceite durante 8 minutos. Agrega los ajos picados, las zanahorias cortadas en rodajas. Salpimienta.

Vierte un vaso de agua, tapa y deja cocer durante 20 minutos. Luego, tritúralo todo y pásalo por el colador chino.

Dora la merluza en una sartén con unas gotas de aceite e incorpóralas a la cazuela con la salsa. Añade las almejas. Deja cocer durante 5 minutos todo junto, espolvorea con perejil picado y sirve.

Se podrían añadir unos langostinos y unos espárragos verdes para completar el plato a la vez que añadimos las zanahorias.

Como podéis ver es una receta muy sencilla de hacer y rápida, a la vez que sana. Ya que la merluza es un pescado blanco bajo en grasa y el hecho de aportarle espárragos nos da el punto diurético a la receta que tanta falta hace ahora en verano por la retención de líquidos.

Desde Kiniro te animamos a que sigas descubriendo la cocina con nosotros….

Publicado el

Ahora en verano que no falten los β carotenos de la zanahoria

En verano todos queremos coger enseguida ese color dorado en la piel y tener la mejor vista de toda la playa. Por eso hoy vamos a hablar de la zanahoria, una de las mayores fuentes naturales de β carotenos. Sin embargo, todos los alimentos ricos en vitamina A ofrecen el mismo beneficio.

Primero vamos a hablar un poco de ella, la zanahoria es una hortaliza que se puede consumir de muy diversas formas: cruda, cocida, frita o al vapor y se cocinan en sopas, guisos, pasteles, zumos naturales…

Es un excelente alimentos a nivel nutricional gracias a su alto contenido en vitaminas y minerales. El agua es el componente más abundante, seguido de los hidratos de carbono. Al ser una raíz, absorbe los nutrientes y los asimila en forma de azúcares; el contenido de los mismos disminuye con la cocción y aumenta con la maduración.

Su característico color naranja se debe a la presencia de caotenos, entre ellos el beta-caroteno o pro-vitamina A, un compuesto antioxidante que se transforma en vitamina A la cual sirve para la vista una vez que entra en nuestro organismo. La deficiencia de está dificulta la visión nocturna ya que el nervio óptico se nutre de esta vitamina y una proteína llamada “Opsina”, razón por la cual la zanahoria es un imprescindible para mejorar nuestra vista.

No hay que olvidar que estos nutrientes no actúan solos, necesitan de otros grupos de alimentos para que su efecto en el organismo sea óptimo.

Para que la vitamina A sea adecuadamente absorbida por el cuerpo requiere el acompañamiento de algún tipo de grasa. La cocción de las zanahorias mejora la absorción del betacaroteno, especialmente cuando se acompaña con aceite vegetal.

Es fuente de vitamina E y de vitaminas del grupo B como los folatos y la vitamina B3 o niacina. En cuanto a los minerales, destaca el aporte de potasio, y cantidades discretas de fósforo, magnesio, yodo y calcio.

Gracias a estas sustancias antioxidantes neutralizan los radicales libres (sustancias que provocan daños en las membranas celulares lo que promueve la aparición de enfermedades); mientras que sus minerales ayudan a suavizar las paredes del intestino, tonifican el sistema nervioso y ayudan a que el hígado segregue bilis y elimine el exceso de colesterol.

Aumenta la producción de melanina, el pigmento que le da color a la piel y la protege de las radiaciones solares nocivas (UVA y UVB). Ya que el β caroteno es un compuesto altamente pigmentado, el cual tiñe la sangre y además hace que este se acumule bajo la piel. Esta coloración es temporal y desaparece al disminuir la ingesta de estos alimentos.

El betacaroteno también está presente en frutas como la mandarina, papaya, melón, melocotón y otros frutos de color amarillo y anaranjado.

Por tanto incluir las zanahorias en nuestra dieta diaria nos va a aportar todo beneficios sobre todo para mejorar nuestra visión y obtener el tan deseado moreno de una forma más rápida.